Follow by Email

viernes, 6 de mayo de 2011

Sgae, ya no te quiero

Ayer me puse a escribir ideas sobre la Sgae, sociedad que desde hace algún tiempo me tiene negra, me recuerdan a la Inquisición. Pero no acabe mi perorata y no publiqué el post.
 (Imagen de http://www.blognomia.com/la-sgae-reclama-a-un-pueblo-la-mitad-de-lo-que-recauda-al-ano-en-impuestos/)

Entiendo, todo sea dicho la razón original de ser de la misma, pero defiendo que su existencia a día de hoy está mal planteada. Cómo no comprender la defensa de los derechos de los autores que desarrollan un trabajo?? Me da igual si se llama libro, composición musical, o coreografía. Si, si, he dicho coreografía; no sabíais que las coreografías también pueden ser sujeto de registro de autoría??.

El problema con estas cosas es el desarrollo tecnológico.

Soy una loca de la lectura, leo todo lo que puedo, aunque no siempre todo lo que me gustaría. Físicamente no tengo capacidad para tener más libros por lo que la posibilidad de leer ebooks me parece genial. Sigo comprando libros, aunque en formato de papel sólo aquellos que me parecen especialmente buenos o los académicos.

Los libros académicos son harina de otro costal ya que me permite poner anotaciones manuscritas, de las que recuerdo hasta el tamaño, o en caso de haberlos subrayado recuerdo la composición “cromática” etc.
Cual es el problema del desarrollo tecnológico?? Hay muchos costes en la edición de los libros que no estoy dispuesta a mantener:
-          Impresión
-          Distribución logística y almacenaje de los libros
-          Múltiples intermediarios que hay en el sector en que incluyo al exceso de tiendas, con personal.

Yo hoy en día para leer cualquier novelilla entretenida no necesito un formato físico (libro), no necesito de la distribución, una ftp con un previo pago o un pago en la casa del libro. El problema es la diferencia de precios que hay entre la librería tradicional y el ebook store; para muestra un botón:

-          Los pilares de la tierra, precio en la casa del libro entre 10,95€ y 31€. La edición digital 9,99€. Señores, esto es un robo!.

Curiosamente, desde la Sgae se defienden la no piratería porque hay que pagar los derechos de autor, y hasta ahí coincidimos todos. Creo que se lo merecen, pero el problema es que me parece un verdadero abuso que se me obligue a pagar a la imprenta, la logística y demás parafernalia que acompaña.

De los 30€ que cuesta el libro si no tienes la suerte de encontrar la edición de bolsillo, cuanto se lleva nuestro amigo Follet? 3€? Permitirme que lo dude.

Aprovecho la ocasión para decir que estaré encantada de pagar los derechos de autor a aquel escritor o cantante que me permita usar su legado sin pagar a toda esta panda de pirañas. Chicos la promoción hoy en día es fácil y gratis con las redes sociales y demás plataformas.

Cuando se defiende que se paga porque un único usuario disfrute de lo que ha adquirido, me da vueltas la cabeza y pienso en cuantos CDs tengo, originales, legales que se han estropeado y que me gustaría reponer.
Señores de la Sgae, yo ya lo adquirí. Tengo derecho a que me los repongan sin coste ya que el soporte lo he pagado y los derechos de autor también. Habiliten un sitio de atención al público y solucionen este tipo de incidencias.

Siguiendo por esta línea, hagan algo práctico en lugar de joder al personal. Hagan una lista en la que cualquier usuario tenga derecho a apuntar esos productos que adquieren, de modo que en caso de pérdida, extravío o deterioro pueda ser repuesto, sino de forma inmediata, muy rápida.

Ah, qué lástima, es que ese no es su trabajo? no, es cierto. Entonces cual es sino la de defender a sus clientes, los autores? Y que mejor forma con los tiempos digitales que corren que facilitarles el modo de obtener ingresos? Y esto, amigos, no se hace más que garantizando que el usuario final, que efectivamente ha pagado por unos contenidos tenga acceso a los mismos.

Por cierto, que no me imagino yo a los herreros de caballos llenando de boñigas la calle para sabotear el bonito circular de los vehículos de Ford, allá en el año 1910, o instando a las autoridades a prohibir la venta de vehículos porque de otro modo ellos no podrían seguir herrando a todos los caballos de la región.

Volviendo a la Sgae me llaman la atención algunas anotaciones del contrato de adhesión que tienen. No voy a entrar en detalles, pero con que os leais la primera hoja ya váis servidos para poder criticar a tan magna sociedad. Os dejo el link.

Para los que tengan ganas de reírse o llorar…. Animo a visitar las tarifas, resultan hasta divertidas.


Creo que lo único que no encuentro en tarifa es la ducha de mi casa…después de echarle un ojo me va a dar miedo pisar la banda sonora de los lados de la carretera por si aparece la SGAE y me cobra el canon.

En fín creo que la próxima vez que en la peluquería escuche a Enrique Iglesias llamaré a los de la Sgae, a ver si consigo que hagan algo productivo.

Desde aquí mi apoyo a Julio Alonso y la condena que le han puesto. Pongo el blog que me ha hecho publicar este post y animo a leerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada